.

.

DOS PINCELADAS SOBRE HERVÁS


(S. G. I., Madrid, 13 de octubre de 2011)

EL CAMINO, EL DE DENTRO Y EL DE FUERA, NO TIENE FIN: LO CONSTRUYEN LOS PROPIOS PIES.


Es éste un viaje a paisajes naturales, pero también a mis paisajes interiores: imposible delimitar lo que queda a cada lado de la ventana que es mi cámara. Es éste un viaje iniciático al interior de vosotros mismos que pasa por mirar, también, al exterior.

Abrimos una puerta a los caminos que recorren las montañas de Hervás. También, y muy especialmente, a los caminos que os recorren y que quizá nunca hayáis osado hollar. Nos esperan muchos lugares nuevos. Y cada unos de vosotros descubrirá, por su cuenta, otros paisajes interiores no menos hermosos, una tierra virgen: vuestro pequeño reino privado.

CON OÍDOS Y OJOS ABIERTOS



Qal’at Sim’an o Iglesia de san Simón Estilita. Complejo cristiano del siglo V, Patrimonio de la Humanidad desde 2011. Siria 1996.

 
Simón el estilita pasó treinta y siete años subido a una columna en medio del desierto sirio. Como llegado un cierto punto la distancia del suelo no le pareció suficiente, decidió hacerse construir otra aún más alta. Y así sucesivamente.
Según dicen, la penitencia del santo era signo de humildad. Algunos, inocentemente, creen que su existencia debió de resultar muy dura, pues sólo disponía de una superficie de apenas cuatro pies para dormir y pasar el día procurando no caerse. Pero lo cierto es que Simón había encontrado el retiro perfecto, su remanso de paz. Y allí, aislado del panorama que contemplaba sólo ocasionalmente desde lo alto, estaba a salvo. Porque hasta allí no llegaban los cantos de sirena del maligno. Aunque tampoco los del hombre, claro. No podían alcanzarle las voces del mundo: ni los gritos de los niños hambrientos ni los sollozos de los ancianos desprotegidos ni las súplicas desesperadas de los padres impotentes. Allí, en su torre de orgullo o su parapeto de cobardía, estaba a salvo de todo. Sobre todo de sus propias debilidades y miedos. De sus compromisos. De sus semejantes y las cotidianas miserias: de su propia humanidad,
De hecho, si Jesús, salvando tiempo y distancia, hubiese acertado a pasar por allí, en efecto habría clamado en el árido desierto lanzando una semilla estéril. Pues, desde su posición, el impasible santo no habría escuchado las fraternales enseñanzas.
Simón, turbado por los vulgares asuntos humanos, decidió retirarse al desierto para vivir en continua penitencia. O lo que es lo mismo, en continua ausencia. Allí, después de morar en una cisterna seca y una cueva, importunado por las voces de la numerable gente que por admiración le visitaba ‒apartándole de la vida contemplativa y la oración y acercándole a la tentación‒, decidió que le construyeran una columna de tres metros de altura, luego una de siete y por último otra de diecisiete.

Pero ahora, hermanos, no es tiempo de ascetas, sino de santos más humanos sin los oídos llenos de cera.


 Raquel Forner
Presagio, por Raquel Forner

 
David Bowie, Cat people (Putting Out Fire). Video de Bruno Aveillan

No hay comentarios:

Los verdaderos protagonistas estan aquí