.

.

DOS PINCELADAS SOBRE HERVÁS


(S. G. I., Madrid, 13 de octubre de 2011)

EL CAMINO, EL DE DENTRO Y EL DE FUERA, NO TIENE FIN: LO CONSTRUYEN LOS PROPIOS PIES.


Es éste un viaje a paisajes naturales, pero también a mis paisajes interiores: imposible delimitar lo que queda a cada lado de la ventana que es mi cámara. Es éste un viaje iniciático al interior de vosotros mismos que pasa por mirar, también, al exterior.

Abrimos una puerta a los caminos que recorren las montañas de Hervás. También, y muy especialmente, a los caminos que os recorren y que quizá nunca hayáis osado hollar. Nos esperan muchos lugares nuevos. Y cada unos de vosotros descubrirá, por su cuenta, otros paisajes interiores no menos hermosos, una tierra virgen: vuestro pequeño reino privado.

YAYOS ÉLFICOS




YAYOS ÉLFICOS
Salomé Guadalupe Ingelmo


―No te preocupes, rey. Le quito dos ballenas y te queda bien ceñidito ―dice su abuela.
La pensión no da para mucho y su nieto tiene buen gusto para los corpiños y ligueros, así que intenta hacerlos durar. Al menos los luce, pues los lleva por fuera de la ropa.
―La paga semanal ―interviene su abuelo, tendiéndole los billetes cuidadosamente doblados―. Hay un poco más para que no compres el maquillaje en el bazar, no se te vaya a estropear el cutis. Y pasa por la pelu, que terminarán confundiéndote con un emo. ¿Qué se dice?
―El sexo, siempre seguuuuro ―repite un poco hastiado la contraseña convenida para que le dejen salir de casa.
Ella mira a su marido y recuerda los gritos el día que él encontró un preservativo en la mochila de su hija, muerta a causa de la maldita plaga del siglo ―azote de espíritus libres y deleite para sádicos falsos profetas― antes de que el niño aprendiese a hablar. Sonríe con orgullo mientras le peina los cabellos con sus sarmentosos dedos. Se dice que ese hijo-nieto visual kei les ha hecho mucho bien.
Con la última uva aún en la boca, el muchacho se dispone a salir. 31 de diciembre. Un año más, es Navidad.



La disputa de Oberon y Titania, Joseph Noel Paton
La disputa de Oberon y Titania, Joseph Noel Paton


God Rest Ye Merry Gentlemen, Annie Lennox 


12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Lo mismo te deseo, Teresa. Que traiga todos tus sueños metidos en su saco. Besos.

      Eliminar
  2. Igualmente, Ana. Que el año regale muchas y maravillosas fotos. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mis mejores deseos para el 2017 Salomé..God Rest Ye Merry Gentlemen.. que bonito tema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo un año lleno de pajaritos, Ana. Fuera y dentro de la cabeza, que también allí hacen un poco de falta, espcialmente viendo cómo anda el panorama. Besos.

      Eliminar
  4. Precioso relato de una noche vieja a punto de caducar que ya perdió su papel familiar exclusivo que tuvo antaño.
    Escribes con el alma y tu alma está desbordante de pensamientos para teclear, por lo tanto, te deseo infinidad
    de más ideas para este año. Por supuesto, para los demás también.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca, nunca, escritores o no, perdamos las inquietudes y la curiosidad que nos hacen ser originales. De paso, también, que cada día normalicemos más la diversidad, porque en efecto existen muchos mundos aunque todos estén en éste. Besos.

      Eliminar
  5. Por un año cargado de ilusiones cumplidas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muchas también por cumplir, para que nunca perdamos las expectativas y esperanzas. Besos.

      Eliminar
  6. Aunque quizás un poco tarde, mis mejores deseos para este nuevo año.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para los buenos deseos, Emiliano. Besos.

      Eliminar

Los verdaderos protagonistas estan aquí